>

Rosa Gómez Laguna, odontóloga y directora de la Clínica Crooke & Laguna

Rosa Gómez: «El agua con limón hay que tomarla con pajita porque está haciendo estragos»

«No es normal que las encías sangren al cepillarse aunque le pase a mucha gente; si ocurre eso hay que ir a un profesional», dice Gómez Laguna

Francis Silva / SUR
Ana Barreales

Cepillarse la boca después de cada comida, usar hilo dental, vigilar el sangrado de encías y acudir a revisiones anuales son las claves de una boca sana. Rosa Gómez Laguna, odontóloga especializada en periodoncia e implantes y directora de la Clínica Crooke & Laguna, explica que hay costumbres extendidas como tomar un zumo de naranja nada más levantarse que no son tan saludables como puede parecer. En concreto, el agua con limón «está haciendo estragos» en el esmalte dental porque provoca mucha erosión.

-¿Cepillarse los dientes es suficiente para tener una boca sana?

-El mínimo sería un cepillado después de cada comida e incorporar el uso de hilo dental o de cepillo interdental, al menos por la noche, que es la limpieza más importante. Y si queremos hacer algo más podemos complementarlo con un irrigador. En caso de que haya tendencia al sangrado, sensibilidad dental o más predisposición a padecer una caries sí que hay que emplear un colutorio específico para cada caso.

-¿Por qué se produce la caries y qué consecuencias puede tener?

-La caries tiene una etiología multifactorial. La provoca una bacteria porque hay restos de comida o hay una bajada muy brusca de pH cuando, por ejemplo, nos tomamos en ayunas algo muy ácido. Ese descenso del pH provoca una desmineralización del esmalte que favorece el que empiece una caries. No es lo mismo si te cepillas los dientes después de comer que si te cepillas dos horas más tarde, porque esos restos de comida están actuando en la boca. Como norma no deberían pasar más de 15 o 20 minutos entre el final de la comida y el cepillado.

-El zumo de naranja o el agua con limón por la mañana no son recomendables entonces…

-El agua con limón está haciendo estragos. Hay que tomarla con pajita porque provoca mucha erosión ácida y el diente se va volviendo más amarillo y más plano. Estoy viendo muchos pacientes que necesitan hacerse carillas dentales para restaurar esa anatomía que han perdido por erosión ácida. El zumo de naranja es mejor tomarlo después del café y la tostada, que ya te bajan un poco el pH y no hay un descenso tan brusco.

-¿Además del azúcar hay otros alimentos que provoquen caries?

-Fundamentalmente los azúcares refinados, sobre todo algunos como la miel y caramelos pegajosos tipo sugus o toffe, que se quedan retenido en la boca y son más difíciles de eliminar. El problema es que las caries no duelen hasta que no están cerca del nervio y lo único que se ve es una mancha, marrón o a veces negra. Por eso es importante ir al dentista una vez al año como mínimo, no sólo porque nos duela algo, sino para nos explore y limpie donde nosotros no llegamos.

-¿En qué consisten la gingivitis y periodontitis?

la gingivitis es una inflamación de la encía que provoca un sangrado, pero si la tratamos es reversible y no deja secuelas. Que sangre una encía cuando nos cepillamos no es normal aunque le pase a mucha gente . Si ocurre todos los días es que hay una herida abierta. La placa bacteriana y el sarro hacen que la encía se separe del diente y sangre, y hay que acudir a un profesional para que elimine esa suciedad que hay debajo de la encía, que no se va a curar sola, cepillándose en casa. Con el tiempo esa gingivitis acaba destruyendo el hueso de soporte del diente. Hay pacientes que dicen que se notan más hueco entre los dientes, se les queda más la comida, porque están empezando a perder poco a poco el hueso de soporte del diente y eso va retrayendo las encías. En la periodontitis normalmente tienes que tener la predisposición a padecerla y un mantenimiento de una gingivitis en el tiempo. Es decir, me sangra la encía y no voy al dentista porque me da miedo o es muy caro, se va quedando ahí ese sangrado y vamos perdiendo el soporte de los dientes. En algunos casos puede ocurrir porque tengas problemas de tiroides sumados a otras cosas. También se está viendo relación con enfermedades inflamatorias o durante el embarazo, que hay una predisposición mayor a sangrado de encías. Por eso en el segundo trimestre conviene hacerse una limpieza y asegurarse de que todo va bien para que ese problema de encías no influya en el parto, ya que está demostrado que puede incluso hasta adelantarlo.

-¿Por qué es importante sustituir una pieza dental que perdemos?

-Mantener las piezas es muy importante. Si tenemos 28 dientes es porque cada uno tiene una función y hay que reponer las piezas que faltan para que no se sobrecarguen el resto de los dientes. Además, al quitar una pieza el resto se desestructuran, por eso es tan importante reemplazarlas. Pero hay un tiempo ideal para hacerlo, generalmente entre cuatro meses y un año como máximo desde que se ha perdido.

-¿Es irreal aspirar a unos dientes blanquísimos?¿Qué podemos hacer para conseguirlo?

-Todo el mundo tiene un color de dientes igual que tiene un color de piel. Eso de usar bicarbonato y a veces mezclarlo con limón, por ejemplo, no se debe hacer nunca, porque son dos agresivos brutales que lo que hacen es erosionar el esmalte, con lo que se va viendo la capa de abajo y los dientes serán cada vez más amarillos. No hay trucos para hacer en casa. Es cierto que hay una dieta que tiñe más, pero también depende de la saliva de la persona. Hay gente que se toma un tinto y se le ponen los dientes grises enseguida. Existen pastas blanqueadoras que ayudan a que nos tiñan menos algunos alimentos, pero tampoco son la panacea. Se puede hacer blanqueamiento en consulta, que funciona bastante bien, pero hay que ver que no sea un paciente que tenga recesión en las encías o que no tenga muchas fundas, porque eso no se va a blanquear. Pero el blanco que quiere ahora alguna gente que ve el photoshop de Instagram ... pues para eso están los filtros. Hay personas que piden unas carillas de un blanco exagerado. A mí, que me dedico a la estética, me gusta poner dientes más blancos, pero algo que resulte natural.

-¿Por qué hay más niños que llevan ortodoncia?

-No solo los niños, también la llevan muchos adultos. La ortodoncia no hay que contemplarla sólo como algo estético, que en algunos casos lo es. Lo más importante es que los dientes tengan una buena función, que estén trabajando en su eje axial para tener una buena masticación.

-¿Sigue habiendo miedo a ir al dentista?

-Bueno, tenemos mala fama, que parece que vamos a hacer daño, pero las cosas han cambiado mucho y el dolor se ha minimizado.

Más entrevistas de Salud es Más >>

Patrocina

Iniciativa de
Diario SUR