>

Emilia Villegas, jefa de la Unidad de Endometriosis del Materno

Emilia Villegas: «El diagnóstico precoz es lo más importante para tratar la endometriosis»

La ginecóloga defiende que las pacientes sean tratadas en unidades multidisciplinares, como la que hay en Málaga, ya que la enfermedad puede afectar a diferentes órganos

Emilia Villegas afirma que hay que tener cuidado para diferenciar el dolor de regla ‘normal’ de una dismenorrea por endometriosis. / Ñito Salas
Ana Barreales

Una enfermedad crónica, de origen desconocido, difícil de diagnosticar y que afecta a entre un 10% y un 15% de mujeres en edad fértil. Pese a ser una dolencia benigna, la endometriosis puede tener consecuencias muy graves: un dolor incompatible con la vida normal, infertilidad y hasta la pérdida de algún órgano. Diagnosticar pronto y tratar a estas pacientes es el reto al que se enfrenta cada día Emilia Villegas, ginecóloga y responsable de la Unidad de Endometriosis del Materno.

- ¿Qué es la endometriosis?

- Es una enfermedad crónica, en principio ginecológica, pero que se puede extender. El origen no se sabe todavía, pero posiblemente la teoría que tiene más peso sea que el paso del tejido endometrial que tenemos las mujeres en la menstruación salga a través de las trompas y se instale en algún punto del abdomen. Sin embargo, esta teoría no tendría validez en algunos casos en los que la endometriosis es, por ejemplo, pulmonar.

- ¿Por qué es tan difícil de diagnosticar?

- Son enfermas que llevan entre ocho y diez años de ginecólogo en ginecólogo, con un dolor menstrual que podría ser normal, pero que en su caso ya no lo es. Por eso es tan difícil diagnosticarla.

- ¿Cómo se puede saber si el dolor de la regla es normal?

- Durante la menstruación se produce un proceso inflamatorio en todo el aparato genital y eso hace que la paciente tenga dolor, pero debe ser un dolor controlado, que ceda con un analgésico suave, que no haga falta tener una analgesia pautada durante tres o cuatro días. Algunas pacientes de endometriosis dicen que sienten un nivel de dolor de 20 sobre 10 y en muchos casos es invalidante.

- Se sentirán incomprendidas...

- Sí. En general, la paciente va dando tantos tumbos, desde que comienza con ese dolor hasta que llega a una unidad de referencia o a un ginecólogo que lo detecta. A veces se ve en una revisión porque se encuentra un quiste de ovarios que se llama endometrioma y el ginecólogo ya se da cuenta de que tiene una endometriosis. Es más difícil cuando la enfermedad está más avanzada y se trata de una endometriosis profunda, por ejemplo intestinal, porque para diagnosticar esos casos probablemente haya que ir a un profesional de una unidad específica.

- ¿Empieza con la menstruación o puede aparecer más tarde?

- Es bastante enigmática, pero se puede desarrollar desde que empieza con la menstruación, por eso hay que tener mucho cuidado en diferenciar bien las dismenorreas que son primarias de una secundaria con una endometriosis.

- ¿Qué peligro puede suponer para la salud no estar diagnosticada?

- Aproximadamente entre el 10% y el 15% de mujeres en edad fértil padecen endometriosis y muchas de ellas están sin diagnosticar, a lo mejor porque no tienen tanto dolor o porque están en ese proceso hasta que aparece alguna imagen que sugiere que pueden tenerla  o bien porque están incomprendidas por diferentes profesionales. Es una enfermedad crónica e infiltrante, que se puede meter dentro  de los órganos que rodean el aparato genital o afectar a otros órganos y dar síntomas importantes.

- ¿Tiene efectos durante el embarazo y la menopausia?

- Durante el embarazo los síntomas mejoran casi siempre y en la menopausia, también, excepto en la endometriosis profunda.

- ¿Afecta a las relaciones sexuales?

- Generalmente, sí. Las mujeres con dolor pélvico por endometriosis suelen tener dispareunia, porque está inflamado todo el aparato genital y cuando tienen relaciones sienten dolor y eso hace que no las tengan.

- Y a su vida emocional también...

- Todos los cuadros de dolor pueden llevar a la depresión, sobre todo si no te han diagnosticado todavía y no ves futuro para lo que te pasa.

- Un ginecólogo les trata el problema físico, pero no otros...

- Si el ginecólogo sabe de endometriosis posiblemente las lleve hasta un momento, pero estas pacientes tienen que ir a unidades especiales como la que tenemos aquí en Málaga, una unidad multidisciplinar, porque la enfermedad no afecta solo al aparato genital, también puede afectar  a otros órganos. Y en esta unidad hay muchos especialistas, no solo ginecólogos. 

- ¿El tratamiento es la cirugía?

- No. Con la endometriosis siempre hay que ser conservador, porque es recidivante y no podemos estar operando todo el tiempo. Si la podemos parar con un tratamiento no hay que ir a quirófano. Se sube la medicación en función del dolor y  solo hay que intervenir cuando la paciente no tiene calidad de vida o cuando está afectando a un órgano  o tenemos peligro de obstrucción intestinal. Hay pacientes que de forma silente han perdido un órgano, porque no da casi síntomas, por eso es tan importante la detección precoz. 

- ¿Tiene algún componente hereditario? 

- Puede que haya un componente genético, aunque no está todavía determinado, pero esto no lo podemos cambiar. En una persona joven, que la coges muy a tiempo, posiblemente el tratamiento con anticonceptivos y el seguimiento haga que la enfermedad no vaya a más. Lo más importante para tratar la enfermedad es detectarla precozmente.

- ¿Cómo afecta a la fertilidad?

- Si no conseguimos que el aparato genital esté indemne, pues no se logrará un embarazo. Tras el diagnóstico hay que ser conservadores en el tratamiento. Y si en un tiempo no ha quedado embarazada tenemos que decidir si la pasamos a una unidad de fertilidad.

- ¿Algún consejo o una palabra de ánimo para las enfermas?

- La mayoría de los casos que atendemos acaban resolviéndose: bien de forma médica o cuando ya no podemos de forma médica de forma quirúrgica. Lo que más me gusta es cuando una paciente me dice: «Doctora, usted me ha dado la vida», que es muy difícil en medicina que te digan eso. Y yo me siento orgullosa porque es trabajar sobre la vida de alguien de una manera muy efectiva y sobre la vida de toda la familia, porque también lo sufren.

Más entrevistas de Salud es Más >>

Patrocina

Iniciativa de
Diario SUR